Como especialistas en la reparación de inyectores en Getafe, queremos insistir en la importancia de hacer un buen mantenimiento de este sistema para que funcione correctamente y no se produzcan averías graves. Si lo cuidamos de manera adecuada, puede durarnos durante toda la vida útil del vehículo. Presta atención a los consejos que vamos a darte en esta entrada del blog.

El sistema de inyección sirve para introducir carburante a alta presión en la cámara de combustión, justo en el momento que el motor cuando se encuentra en el ciclo de compresión (en el punto muerto superior). Al ponerse en contacto con el aire en elevadas temperaturas, se enciende provocando la combustión, en el caso de los motores diesel, y mediante la bujía en los motores gasolina. Este sistema consta de una bomba de desplazamiento capaz de inyectar distintas cantidades de combustible y a distintas presiones, dependiendo de la carga del motor, gracias a los émbolos internos de la bomba que van unidos a cada inyector del motor.

Los inyectores deben limpiarse. Para ello, podemos usar aditivos químicos que se añaden al combustible para proteger este sistema, clave para garantizarnos el buen funcionamiento del motor.

Otra recomendación es evitar repostar hasta una hora después de que se hayan llenado los surtidores. Ninguna gasolinera debería vender combustible sin cumplir esta condición, pero a veces se lo saltan. Recuerda preguntar al dependiente si es buen momento para echar gasolina o conviene esperar para que los sedimentos no entren en el depósito de tu coche.

Para evitar la reparación de inyectores en Getafe, es aconsejable no apurar la reserva de tu automóvil. Así impediremos que los posos que quedan abajo pasen a la cámara de combustión y puedan atrancar el sistema.

También conviene ser cuidadoso con el biodiésel, ya que este absorbe agua y humedad que pueden favorecer la oxidación y corrosión de los componentes. Igualmente, a veces tiene hongos y bacterias que podrían taponar los inyectores.

Desde SERDISASL también te recomendamos cambiar el filtro de combustible cuando sea necesario para evitar que se cuelen impurezas en el sistema. Siempre será mucho más económico sustituir este elemento que tener que cambiar los inyectores.